Anuncio

¿Cómo llegaste a ser estudiante de la Universidad de León?

Fundamentalmente porque mi padre era Veterinario en el Ayuntamiento de Oviedo y tiró mucho por mi para meterme el gusanillo de la profesión ayudándole en el matadero, en la clínica veterinaria que ejercía en los alrededores de Oviedo, etc. Además de aquella en el Colegio San Ignacio de los Jesuitas de Oviedo se comenzaban a hacer pruebas y test sobre qué carrera sería la más conveniente para el alumno. En mi caso la posibilidad era entre Medicina y Veterinaria, con lo cual no tuve ninguna duda en marchar a la Facultad de Veterinaria de León, de aquella perteneciente a la Universidad de Oviedo, distrito de León.

¿Qué es lo que más te sorprendió de la Universidad de León?

El buen ambiente y camaradería entre los alumnos de la facultad. He hecho muchos amigos tanto de Asturias como de otras regiones, todavía nos reunimos cada cierto tiempo los más allegados. Me gustaría hacer una reunión de toda la promoción para el año 2020 que cumplimos 40 años. La buena comunicación entre alumnos y profesores, no había la plétora típica de la profesión veterinaria y estábamos como en familia.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Esquiar, aunque por la edad cada vez menos. También me gustar mucho leer, ir al cine, hacer algo de deporte para evitar el sedentarismo y mantenerse un poco en forme además de regular un poquitín la tensión, la glucosa y el colesterol.

¿Cómo te ves a ti mismo dentro de 10 años?

Pues como ahora tengo 61 años, ya jubilado. Disfrutando de los nietos, de la mujer, viajando un poco. Pienso que la profesión nunca se deja de ejercer y una vez jubilado continuaré apegado a ella.

¿Qué es para ti el espíritu #yosoyUnileon?

Una iniciativa muy bonita para dar a conocer a los nuevos profesionales cómo debe ser la vida de los estudiantes, en este caso, de la Universidad de León. Es necesario una mayor comunicación entre ellos, con los profesores y con los profesionales que ya han finalizado la carrera.