Anuncio

La declaración del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo activó el protocolo de emergencia que se había desarrollado desde el Vicerrectorado de Internacionalización de la Universidad de León. Desde la Oficina de Relaciones Internacionales se inició un procedimiento que permitió monitorizar la situación de cada uno de los estudiantes dentro de un escenario excepcional y que los colocaba en una situación incierta.

Por una parte, estaba el alumnado internacional que había acudido a la Universidad de León para cursar sus estudios a través de los diferentes programas de intercambio existentes, mientras que a la par se ampliaban los primeros contactos que se realizaban con el estudiantado de Unileon que se encontraba desarrollando sus estudios en alguna de nuestras universidades socias repartidas por todo el mundo.

Con respecto a los primeros, aproximadamente un 40% de los estudiantes internacionales decidieron quedarse en León para pasar el confinamiento. Por lo que respecta a nuestros estudiantes y ‘embajadores’, que tuvieron que afrontar la situación de la pandemia mundial lejos de sus hogares, prácticamente en su totalidad optaron por regresar a sus hogares.

Así, el Vicerrectorado de Internacionalización vio cómo se intensificaba el volumen de trabajo durante el confinamiento, desarrollando intensas jornadas de trabajo para coordinar e informar de manera ininterrumpida de las opciones existentes.

Seguimiento individualizado desde el primer momento

El Vicerrectorado de Internacionalización estuvo abierto permanentemente durante este período, atendiendo prácticamente 24 horas los 7 días de la semana las peticiones de información consultadas y dando apoyo.

El seguimiento individualizado permitió conocer la situación de cada estudiante en cada momento. Correos electrónicos, videoconferencias, redes sociales, servicios de mensajería instantánea y llamadas telefónicas han servido para mantener un contacto tanto con los estudiantes como con las Embajadas y Consulados de España en los países en los que se encontraba nuestro estudiantado en el extranjero, pero también de los que provenían los estudiantes extranjeros que estaban en la Universidad de León.

Camino a la nueva normalidad

Durante este período de confinamiento no se interrumpieron otras acciones de internacionalización y se realizaron adjudicaciones de destinos de los programas de movilidad, reuniones virtuales informativas, actividades internacionales como el ‘Día de Europa’, el 9 de mayo, o la participación en las ‘Jornadas virtuales de Puertas Abiertas’ para atraer a estudiantes internacionales a nuestros grados y posgrados.

Una vez iniciada la ‘desescalada’, las actividades organizadas desde la Oficina de Relaciones Internacionales se han ido adaptando a la nueva situación y se ha comenzado a realizar actividades culturales y de relación con la intención de ‘premiar y valorar’ a los estudiantes internacionales que se han quedado en nuestra universidad.

La situación actual conlleva un elevado grado de incertidumbre y variabilidad a nivel internacional por lo que el Vicerrectorado de Internacionalización de la Universidad de León ha establecido un período amplio de renuncias sin penalización para que su alumnado pueda decidir hasta el último momento si va a realizar, posponer o cancelar su programa de movilidad el próximo curso.

Ya se han iniciado los preparativos de la Welcome Week para los estudiantes extranjeros que lleguen el próximo septiembre a la Universidad de León, que ofertará diferentes opciones y modalidades para el desarrollo de las habituales actividades y cursos.

Lo que parece que esta crisis ha evidenciado, de nuevo, es que la Universidad de León está preparada para afrontar situaciones difíciles, y que continuará trabajando para llevar adelante su decidida apuesta estratégica por la internacionalización.