Anuncio

La Universidad de León cuenta con un servicio específico de atención a las personas con discapacidad, creado en diciembre de 2002, mediante un convenio de colaboración entre la Universidad y la Junta de Castilla y León.

Desde este servicio se trata de dar respuesta a las demandas que la población universitaria con discapacidad y/o necesidades educativas especiales plantea.

El objetivo final de la Unidad es lograr la plena inclusión, promoviendo las condiciones necesarias para que la Universidad pueda acoger sin problemas a todo el alumnado que desee cursar sus estudios en ella.

El apoyo al alumnado con discapacidad y/o necesidades especiales empieza en el periodo previo a su entrada en la Universidad, prestando información y asesoramiento sobre las posibles adaptaciones en la EBAU tanto a los estudiantes y a sus familias, como a los servicios de orientación de los centros que
lo solicitan.

Una vez incorporado a las aulas, el alumnado podrá recibir, si así lo desea y previa solicitud en la Unidad de Apoyo a Estudiantes con Discapacidad, aquellos apoyos y recursos que necesite para un adecuado seguimiento de las clases y la realización de pruebas de evaluación.
Cada caso se trata de forma individualizada y confidencial, valorando las capacidades y necesidades de cada persona, así como las adaptaciones y recursos que pueda necesitar.

En la unidad gestionan los apoyos que faciliten la comunicación y el aprendizaje del alumnado con discapacidad y/o necesidades especiales, siempre que su situación personal lo justifique, mediante acciones como uso de ordenador, elaboración de productos multimedia adaptados a sus circunstancias, apoyo en la toma de apuntes, mobiliario adaptado, ajuste de tiempo y forma de realización de exámenes, etc.

Desde este servicio de apoyo también se realizan actuaciones dirigidas a toda la comunidad universitaria en general, realizando actividades de sensibilización mediante la organización de jornadas informativas, cursos de formación específica, grupos de trabajo etc.

Los ejes que guían el trabajo en la Unidad se basan en la integración en la vida universitaria-académica, el apoyo para su máxima autonomía y el respeto a todas sus decisiones, evitando en todo momento actitudes paternalistas y sobreprotectoras.